martes, 30 de agosto de 2011

Poema: El viento y el alma de Luis Cernuda


Con tal vehemencia el viento
viene del mar, que sus sones
elementales contagian
el silencio de la noche.

Solo en tu cama le escuchas
insistente en los cristales
tocar, llorando y llamando
como perdido sin nadie.

Mas no es él quien en desvelo
te tiene, sino otra fuerza
de que tu cuerpo es hoy cárcel,
fue viento libre, y recuerda.

1 comentario:

  1. Julio César Linares Navamartes, mayo 15, 2012 4:29:00 p. m.

    Hermoso poema romántico- existencialista que nos atrapa con la magia de su ritmo, de su melodía. La belleza de este poema además está en las imágenes visuales y sensitivas con que nos embriaga. A veces el silencio y la noche son entes liberadores de nuestras tensiones, de la esclavitud nuestras pasiones.
    Poemas así nos devuelven las energías y nos abren el amplio horizonte de la libertad a seguir.
    Pero hay un concepto clave que moviliza el discurso con vehemencia y es justamente el que casi queda inadvertido:la nostalgia llorona de la soledad.

    ResponderEliminar